Entre la solidaridad y la empatía. La relación de IMA con los niños y las familias.

Son muchas las familias que se dirigen a IMA interesándose por la posibilidad de hacer una kafala en Marruecos. Algunas tienen clara la opción y saben de las particularidades dela kafala. Otrasquieren información sobre la viabilidad de “la adopción” en Marruecos, de igual manera que se interesan por otros países. Cada vez son más las que han optado por la adopción en otros países, pero ante la perspectiva de un proceso largísimo o las trabas aparecidas se interesan por Marruecos.

A unas y a otras intentamos facilitarles la información más detallada sobre las particularidades de la kafala en Marruecos. Sin contrapartidas, pero no sin reservas.. Todos los que hemos efectuado la kafala de nuestros hijos sabemos que cuando inicias el proceso, nadie puede darte ninguna garantía de su finalización con éxito. Ni tan solo por lo que respecta a la duración del proceso ni tampoco de la crèche donde tendrás que ir a buscar a tu hijo. Estas cuestiones nos las planteamos en su momento y constantemente, como es lógico, nos las plantean las familias que se dirigen a nosotros.

Cuando hablamos de reservas, nos referimos a que, en ocasiones, hay que ser prudentes para intentar que los procesos de kafala puedan tener continuidad mientras en Marruecos haya niños que no puedan encontrar allí a su familia.

Es un hecho que si la adopción internacional se ha complicado en los países donde tradicionalmente se han hecho más adopciones, las familias busquen alternativas, y esto es así para los españoles, para los suizos, para los franceses, para los belgas, para los estadounidenses… y, sin tener cifras oficiales (si es que existen) si cada año hay más españoles que optan por la kafala también cada año hay más franceses, más suizos, más belgas…

Es un hecho que cuando en algunas crèches se habían establecido unos protocolos de kafala ágiles, después de muchos esfuerzos por parte de muchas familias, se había llegado al punto de que era muy sencillo hacer la kafala. Sólo se precisaba recopilar y legalizar unos documentos y llamar a la directora, a la abogada o a la asistente social correspondiente. Con la gran demanda existente en la actualidad, esto ha hecho que, en algunas ciudades, la masificación (no solo por parte de españoles, como hemos comentado) haya provocado recelos en algunos sectores de la administración marroquí y una gran dilatación de los procesos, con obstáculos que antes no se producían.

Tenemos claro que nadie puede pretender la exclusividad en la canalización de las kafalas. De hecho resultaría inviable ya que, como dice el dicho, no se pueden poner puertas al campo. Ahora bien, como asociación sí que tenemos claro que hemos de intentar evitar algunas prácticas, como puede ser la peregrinación por las diferentes crèches de familias sin C.I. También pretendemos facilitar la información de una forma ordenada, entrando a concretar con las familias en el momento en que tienen el C.I. y no antes, y en la mayoría de los casos, en el momento en que tienen el expediente legalizado y traducido. Es en este momento y no antes, cuando podemos facilitar la información que tenemos sobre las posibilidades reales de hacer una kafala. Las certezas no existen en los procesos de kafala.

Sabemos que, en ocasiones, esta actuación puede causar una cierta intranquilidad a las familias, por la falta de concreción que citábamos al principio, pero no hemos de olvidar que nuestro objetivo como asociación (uno de ellos) es que el máximo de menores abandonados de Marruecos puedan tener una familia en España, si no puede ser en Marruecos.

Somos conscientes que esto es fácil de decir pero, a veces, difícil de digerir para las familias que quieren tener un hijo adoptivo, y por eso queremos hacer la distinción entre solidaridad y empatía. La solidaridad hacia los niños abandonados de Marruecos es un objetivo de la asociación y tiene mucha relación con el propio proceso de kafala. Se ha de entender que una de las particularidades del proceso de kafala es la estancia en el orfanato, hecho que no se da en muchos países. Cuando sales de la crèche feliz con tu hijo, después de la sentencia de kafala, dejas atrás semanas (o meses) de convivencia con el resto de los niños, a los que conoces por su nombre, con los que has jugado y a los que has cuidado ayudando al personal del Centro. Éste es un elemento que contribuye a que haya una especial motivación y sensibilización, por parte de muchas familias y a que las que nos asociamos en IMA nos impliquemos en buscar familias para los niños.

A partir de aquí podemos empezar a hablar de solidaridad. Antes, en general, no. Antes, dejando de lado todas las excepciones que pueda haber (que las hay), a la mayoría de familias nos mueve el interés por tener un hijo. En este punto, se hace difícil digerir que los que ya tienen a su hijo te digan que ojalá que no hubieran niños para kafalar, o que es mucho mejor que los niños sin familia la puedan encontrar en Marruecos. Somos conscientes que, cuando ya tienes a tu hijo, es sencillo afirmar que el hecho de que en una crèche no haya niños para ser kafalados por extranjeros es una buena noticia, pero este es nuestro parecer.

Si con los niños nos une un sentimiento de solidaridad, con las familias nos une un sentimiento de empatía. Sabemos lo que supone querer adoptar y todo lo que remueve emocionalmente, ya que en su momento pasamos por eso. Esto comporta una implicación directa de IMA en la información a familias y en el intento de canalización de un proceso de ayuda mutua en el que pensamos se debería de sustentar la continuidad de los procesos de kafala, al no existir una información detallada por parte de las administraciones, ni haber intermediarios, del tipo ecais. (Alguna ecai efectuó en su día un “estudio de mercado”, desistiendo de actuar en Marruecos).

En IMA, la solidaridad con los niños y la empatía con las familias nos lleva a hacer lo que hacemos en relación a la información a las familias, con nuestros aciertos y errores, que no es más que intentar facilitar a las familias que quieren “bajar” la información actualizada que nos aportan las familias que acaban de “subir”. Creemos que esta es la vía correcta y esperamos que pueda tener continuidad, por las familias, pero, sobre todo, por los niños.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s