Sobre las kafalas

No se vayan a creer ustedes que esto de la kafala es sota, caballo y rey“. 

Esta frase la pronunció, ya hace unos cuantos años, el cónsul español en Rabat en una conversación con familias catalanas cuando solicitaban el visado para sus hijos…………. Y tenía razón.

El tiempo nos ha venido demostrando algo que la mayoría de familias ya sabéis, pero que no nos cansaremos de repetir, especialmente para las familias que se plantean iniciar un proceso de kafala: En Marruecos, la kafala para extranjeros es un proceso frágil. No hay certezas, ni en cuanto a la duración de los procesos, ni en cuanto a un final con éxito de los mismos. No hay dos kafalas iguales.

Todos somos conscientes de que el interés por la kafala se ha disparado en los últimos tiempos y cada vez son más las familias que contemplan Marruecos como posible país de origen de sus hijos. Muchas de estas familias conocen personalmente, indirectamente, por foros, etc., otras familias que han culminado con éxito un proceso de kafala en unos plazos mucho más breves que los que son habituales en los procesos de adopción internacional. Es por todo ello que consideramos necesario efectuar algunas consideraciones.

CIUDADES DONDE HACER LA KAFALA

Que conozcamos a alguien que ha hecho una kafala en una ciudad determinada no quiere decir que nosotros podamos tramitarla también en la misma ciudad, con éxito y en un plazo breve. Que en una ciudad perdure en el tiempo la posibilidad de hacer una kafala depende de muchos factores (que comentaremos a continuación) y cambios que puedan producirse. El mejor de los supuestos, y desgraciadamente no el único, para que los extranjeros dejen de poder hacer kafalas en una ciudad es que haya suficiente demanda por parte de familias marroquíes.

PLAZOS

No hay un plazo establecido de duración de los procesos de kafala. Sólo podemos basarnos en las experiencias anteriores, que por otra parte son muy cambiantes. Se han tramitado kafalas en un mes y en un solo viaje (hecho cada vez más inusual) y ha habido alguna kafala que ha tardado más de un año en tramitarse, comportando numerosos viajes por parte de la familia.

Lo que hay que tener claro de entrada, es que para que un niño pueda ser kafalado debe haber sido declarado judicialmente abandonado. Si el niño no dispone de su acta judicial de abandono (lo habitual), su tramitación durará un mínimo de tres meses. A partir de ahí comenzaría el proceso de kafala propiamente dicho.

CAMBIOS EN EL PROCEDIMIENTO DE TRAMITACIÓN

Aunque la ley de kafala es igual para todos, su aplicación depende mucho de las autoridades de cada ciudad, que hacen que la tramitación pueda ser más laxa o estricta. Cualquier protocolo de kafala ágil, puede verse truncado por un cambio de juez o procurador, o bien por nuevos criterios aplicados por los organismos que intervienen en el proceso de kafala (ministerio de interior, ministerio de asuntos islámicos, servicios sociales, wilaya, …)

Cada vez que hay un cambio de titularidades, es más que probable un cambio en la tramitación. Incluso la sustitución temporal de un juez por enfermedad o vacaciones, genera cambios que provocan nuevas incertidumbres a las familias. Para un trámite tan pautado como es la obtención del visado, la simple ausencia por vacaciones (o cursillo formativo) de la funcionaria española del MAEC en Madrid, ha provocado la demora de casi un mes en su obtención.

EL CERTIFICADO DE IDONEIDAD Y LA KAFALA

Las familias debemos tener claro que el certificado de idoneidad obtenido en España no es vinculante para Marruecos. La kafala que hacemos las familias españolas no está regulada por ningún tratado internacional o bilateral. El C.I. sólo supone que para la autoridad española competente la familia está capacitada para hacerse cargo de un menor acogido en kafala y esto posibilita la posterior obtención del visado de entrada del niño en España. Nada más.

La documentación que aportamos las familias españolas en Marruecos no obliga a las autoridades marroquíes. Marruecos tiene establecido su propio sistema de idoneidad y es en base a este protocolo que determinan si se concede o no la kafala de un niño a una familia.

Hay ciudades donde se da validez a la documentación aportada por las familias (por ejemplo, el informe psicosocial) y otras donde ni la miran. En función de ello el procedimiento será más estricto o no. En la fase II que facilitamos a las familias que viajan se detallan todos los trámites que pueden ser exigibles en una kafala. Casi en ninguna (hasta ahora) los piden todos. Depende de la ciudad y del criterio de las autoridades encargadas de la kafala.

RESPONSABILIDAD DE LAS FAMILIAS

Siempre hemos insistido en que la primera y última responsabilidad en un proceso de kafala radica en la familia. No hay intermediarios. Nadie puede garantizar nada. No hay ECAI a la que reclamar por incumplimiento de una prestación de servicios pactada (y pagada). Aunque la familia, como es habitual, concierte la ayuda de alguna profesional (¿porque siempre son mujeres?) para la tramitación de la kafala, este servicio se limitará a los trámites de “gestoría”. Ningún profesional marroquí le podrá garantizar un buen fin, ni un plazo corto. La única previsión siempre estará basada en el “si todo va como hasta ahora …..”

Siempre habíamos pensado y comentado a las familias que la coincidencia de varias haciendo al mismo tiempo (o aunque sea de forma solapada) sus procesos de kafala, era positivo, por lo que comportaba de ayuda mutua sobre el terreno. Normalmente siempre ha habido buena sintonía entre las familias ya que los momentos intensos compartidos crean vínculos importantes. Ahora bien, esto es válido cuando hablamos de 3, 4 o 5 familias. Pero cuando en la misma ciudad se juntan hasta 20 familias la cosa cambia. Y más si surgen problemas nuevos que generan nuevas incertidumbres. En estas circunstancias es inevitable que surjan discrepancias, rumores infundados o no, que se creen situaciones de “psicosis” (así nos lo han descrito algunas familias). En fin, que lo que puede ayudar mucho cuando se trata de pocas familias puede ser contraproducente cuando son muchas. También hay que tener en cuenta el comportamiento de las familias: normalmente es correcto y respetuoso, pero entre tantas familias siempre puede haber alguna que no lo sea, que entre en la créche como el que entra en un supermercado de niños y eso, desgraciadamente, acaba repercutiendo negativamente a todo el mundo.

ACTUACIÓN RESPONSABLE DE LOS PROFESIONALES

La actuación de los profesionales (abogadas normalmente) también es relevante. A pesar de que su concurso no es imprescindible (e incluso está mal visto en alguna localidad) es habitual contar con alguno de ellos debido a las dificultades que tienen las familias para moverse entre la burocracia de la administración marroquí, idioma, etc. El gran incremento de familias y kafalas en los últimos tiempos ha hecho que los ingresos de estas personas se disparen e, incluso, generen recelos. Su actuación suele ser correcta, aunque se han dado casos de extralimitación en sus tareas (especialmente en el proceso de asignación) y esto ha comportado obstáculos en el proceso. De una misma abogada es habitual recibir comentarios muy positivos o muy negativos de parte de las familias. Todo está en función de cómo le ha ido a la familia su proceso. Ha habido algún caso lamentable de incompetencia profesional por parte de alguna de ellas, especialmente cuando se embarcan en un proceso de kafala en alguna ciudad donde el protocolo es más severo y no lo tienen por la mano.

La gran afluencia de familias está suponiendo un problema, ya que no suelen decir que no a la familia y terminan acumulando un gran número de expedientes que luego les resulta complicado gestionar. Y cuando aparece un obstáculo nuevo y les coge con el paso cambiado, entonces la situación se complica para desesperación de las familias afectadas.

CONTINUIDAD DE LAS KAFALA

Con los comentarios anteriores hemos querido poner de manifiesto que, como decía el cónsul, “esto de la kafala no es sota, caballo y rey”, pero pensamos que, mientras haya niños que necesiten una familia, valdrá la pena seguir trabajando para que las kafalas puedan tener continuidad y sean viables para las familias españolas que opten por esta vía como forma de llegar a la paternidad. Eso si … con paciencia, prudencia y discreción.

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s